Foto retro de Tracy Thomas de Unsplash

Tus series favoritas de Netflix son una fuente de hits de música electrónica y quizás no lo sabías. Ha sido a raíz de leer el artículo de Juan Manuel Freire en El Periódico de Aragon, donde explica que a veces la acción de ‘Omitir Introducción’ es un sacrilegio para los entendidos de la música electrónica, que hemos prestado atención a las series que están en nuestra lista de reproducción.

El periodista pone el ejemplo de la aclamada serie alemana ‘Dark’. Explica que durante su introducción suena la canción ‘Goodbye’ de Apparat con Soap&Skin. También apunta al acierto del compositor australiano Ben Frost al crear un ambiente sonoro con su música que acompaña los pasajes clave de las serie.

Y es que los artistas musicales y los productores de música electronica miran ahora más allá que los festivales o las plataformas de venta online como fuente de ingresos. Suerte para nosotros que nuestras series preferidas, además de un buen guión, tengan un buen score musical.

Entre las demás series que destaca Freire están ‘Stranger things’ con la aportación de Kyle Dixon y Michael Stein (del grupo SURVIV E); ‘Black mirror’ con la música de Geoff Barrow (de Portishead) y Ben Salisbury; ‘Twin Peaks’ con la colaboración de Johnny Jewel (Chromatics, etcétera) o ‘Chernobyl’ con composiciones de la violinista Hildur Guðnadóttir (colaboradora del añorado Jóhann Jóhannsson).

Fdo. Ana Ureña

Share