Las culpables de que todos estemos pensando en cuál será nuestro próximo destino nevado esta temporada son las fiestas après-ski. Esta costumbre austríaca ha conseguido conquistar a todo el mundo, incluso a los que no les gusta la nieve.

Si eres de los nuestros y te encanta una fiesta aquí te descubrimos las de alta montaña que no vas a querer perderte.

Baqueira Beret
Sabemos que esquiar se ha convertido en la excusa perfecta para disfrutar de los mejores planes gastronómicos y de ocio fuera de pistas que ofrece el Valle de Aran. El mejor ambiente après-ski de Baqueira solemos encontrarlo en El Refugio, pero este año estate muy atento porque el 28 de diciembre la estación más exclusiva se tiñe de negro para recibirnos en la última fiesta Black Heart del año: Black Snow.

Sierra Nevada
Sierra Nevada es famosa por su fiesta y en Pradollano encontramos gran variedad de planes après-ski a la altura de la calidad de su nieve. A los amantes del lujo os proponemos probar uno de los famosos cócteles de la terraza de El Lodge y disfrutar de una puesta de sol al alcance de muy pocos, mientras sus mesas con hoguera de leña os protegen del frio.

Formigal
Cuando la pista de esquí de Formigal se vacía empieza lo bueno. Con Marchica, el rey indiscutible del après-ski del Pirineo Aragonés, la fiesta está asegurada. En este club de alta montaña podemos bailar al aire libre al ritmo de los mejores DJs hasta las nueve y media, lo que suceda después es cosa tuya.

El Tarter, Grandvalira
En Grandvalira, a las cuatro llega la hora de quitarse las botas de esquí y disfrutar en la terraza de L’Abarset. Este restaurante cuenta con una programación de fiestas après-ski donde apuestan por artistas y DJs internacionales. Si tu bolsillo te lo permite, te animamos a conocer la zona VIP de Veuve Clicquot restringida a 30 personas.

¡Que empiece la fiesta!

Share