Electric Lady Studios

Seguro que todos los amantes de la música electrónica os habéis preguntado alguna vez ¿dónde surgió? ¿cuál fue el primer estudio? Si es así, no os preocupéis habéis llegado al lugar apropiado, vamos a resolver todas vuestras dudas.

El primer estudio de música electrónica apareció en 1951 en Colonia (Alemania) cuando el físico Werner Meyer-Eppler, el compositor Robert Meyer y el musicólogo Herbert Eimert consiguieron reunir en el mismo espacio todos los elementos necesarios para la unión de la música y la tecnología.

Este laboratorio de sonidos no sólo se considera la madre de los estudios sino que dió lugar a la aparición de un nuevo género dentro del panorama musical de la época: la música electrónica. Hasta el año 2000 que cerró sus puertas, se convirtió en la meca de los estudios a la que acudían los músicos y productores que deseaban experimentar. Y es que… ¿qué habría sido de Carl Cox sin su mesa de mezclas?

Hoy en día, además de los míticos estudios, los que han pasado a la historia, existen cientos más. Igual que Jimi Hendrix encargó en su día que le diseñasen su propio estudio (Electric Lady Studios), cada vez más famosos se han sumado a esta tendencia.

Un ejemplo de ello es Jay Z, que cuenta nada más y nada menos con 400 m2 de estudio en el West Side neoyorquino (Roc The Mic), donde puede desarrollar toda su creatividad sin tener que renunciar al lujo y la elegancia.

En el caso de Adam Young, ha pasado de experimentar con la música electrónica en el sótano de sus padres a construir el estudio de sus sueños en una una cabaña en los bosques de Minessota.

La lista de artistas que consideran que un estudio personal es el instrumento definitivo es cada vez más larga (Bruce Springsteen, Alicia Keys, Goo Goo Dolls…), pero si tenemos que quedarnos con uno nosotras escogemos el legendario Electric Lady Studios.

Fdo. Arancha Balcells

Share