Kika, DJ y productora, pinchando en la Black Heart Party de Perrachica

En Inglaterra muchos piensan que la respuesta a esta pregunta debería ser sí y han hecho un llamamiento para sustituir la música clásica por la electrónica en los colegios.

Si habéis leído bien. Y es que, esta iniciativa se basa en el resultado de un estudio de 4 años realizado por la organización benéfica Youth Music, que ha demostrado los beneficios que puede suponer este cambio. Consideran que algunos estudiantes británicos mejorarían tanto en asistencia como en desarrollo personal y social si se les ofreciera música grime, hip hop y electrónica como parte del plan de estudios en lugar de mantener el enfoque tradicional.  

Nosotras estamos de acuerdo en parte, porque ¿a quién no le habría gustado asistir a clases de música electrónica? Pero eso no significa que debamos reemplazar completamente la música clásica. Estos dos estilos musicales que a primera vista pueden parecer opuestos combinan a la perfección. Muchos DJs y productores actuales empezaron estudiando música clásica, y hoy en día cada vez es más frecuente encontrar colaboraciones entre grandes DJs y prestigiosas orquestas. Por ejemplo, Kate Simko pasó su infancia estudiando piano y ahora además de DJ y productora ha ideado un concepto único que mezcla ambos estilos gracias a la ayuda de su orquesta sinfónica de Londres.

En Reino Unido, aprender a ser DJ ya es una asignatura opcional dentro de la secundaria y aunque es cierto que las comparaciones pueden ser odiosas, en España lo más cerca que hemos estado de un cambio así ha sido la sustitución del timbre de algunos colegios por música. Además no son los únicos, en Francia y Amsterdam también se ofrecen cursos para estudiantes en institutos y universidades de producción de música electrónica.

Dicho esto solo nos queda esperar que pronto, igual que en los países más avanzados de Europa, en nuestros centros las mesas de mezclas también sean consideradas instrumentos.

Fdo. Arancha Balcells

Share